Banner: Noticias
Inicio NewsRoom Noticias de la Región

Banco Nacional de Crédito Ejidal

titulo

Para esas fechas, mientras que algunos productos tuvieron un desarrollo marcado y sostenido, otros como el maíz y el fríjol, se sujetaron a las fluctuaciones de la superficie cultivada y su rendimiento, dando paso a la importación de semillas.

Durante la segunda década del siglo XX se sentaron las bases de la institucionalización del crédito público para los pequeños propietarios y empresarios rurales. La creación del Banco Nacional de Crédito Agrícola y la promulgación de la Ley de Bancos Ejidales que instaló bancos ejidales en regiones importantes del país, constituyeron los primeros esfuerzos encaminados en ese sentido

Años más tarde, con la aprobación de la Ley de Crédito Agrícola del 2 de diciembre de 1935, se creó al siguiente año, el Banco Nacional de Crédito Ejidal, institución establecida para otorgar préstamos a ejidatarios y pequeños propietarios. A pesar de ser una institución pública, financiada con recursos del erario público, se instituyó como una Sociedad Civil, lo cual le permitió actuar libremente en la elaboración de su legislación interna. Su consejo de administración estuvo constituido por nueve miembros: como presidente fungía el Secretario de Agricultura, los demás puestos eran comandados por el jefe del Departamento de Asuntos Agrarios, un representante del Banco de México y la Confederación Campesina.

La creación del Banjidal, en 1936, significó una rearticulación en el otorgamiento del crédito agrario con base en las características de los destinatarios del financiamiento: al Bangrícola, iban los propietarios individuales y los no favorecidos por tierras ejidales; a la nueva institución crediticia, todos los ejidatarios, quienes podían solicitar un préstamo de forma individual o como miembros de una cooperativa.

El Banco de Crédito Ejidal ofreció tres tipos de crédito: el de avío, refacción e inmobiliario; aunque la concesión de los mismos se concentraba en cultivos que justificaran la inversión y artículos de primera necesidad, como el maíz, fríjol y trigo.

Las atribuciones concedidas por el gobierno federal, a esta institución, la convirtieron en un organismo central en la estructura agraria de México en la primera mitad del siglo XIX. Estaba facultada para movilizar la enajenación, fraccionamiento o colonización de tierras afectadas por los gobiernos federal y estatal. Asimismo, se le hizo responsable de la organización de los campesinos y el asesoramiento de los productores. La creación del ejido colectivo de la Laguna es uno de los casos más sobresalientes del trabajo realizado por el Banco Nacional de Crédito Ejidal.

Durante sus primeros diez años de vida, el Banco concedió una gran cantidad de créditos gracias al apoyo financiero de la federación; por ejemplo, entre 1935 y 1942 se le otorgó el 90 por ciento del presupuesto nacional destinado al crédito rural. Ello explica que para la década de los cuarentas 4 568 ejidos hayan sido favorecidos con algún tipo de crédito. La importancia de esos recursos se muestra en toda su magnitud si consideramos las dificultades que tuvieron los ejidatarios para saldar sus préstamos. Para 1940, 54.4% de los deudores no tenían la seguridad de poder pagar sus deudas pronto.

Hacia la segunda mitad del siglo XIX el Banjidal dejó de ocupar un lugar preponderante en los proyectos agrarios de la federación, de tal forma que para 1952 sólo se le destinó el 0.5% del gasto público. Además, la creación de nuevas instituciones agropecuarias, como el Banco Nacional Agropecuario y el Banco Nacional de Crédito Rural, coadyuvó a la desaparición de esta institución.

Via: fira.gob.mx | Lea el resto de la nota desde la fuente original

Le parece interesante? compartalo con otros: Facebook Favicon Facebook   Google Favicon Google   LinkedIn Favicon LinkedIn   Live Favicon Live   TwitThis Favicon TwitThis